El Consorcio Ignaciano de Educación (Consigna) colectivo que agrupa a diversas instituciones educativas de la Compañía de Jesús y otras vinculadas a ella en el Perú, considera necesario aunarse al reciente comunicado de la Conferencia Episcopal Peruana y pronunciarse frente a la difícil coyuntura que atraviesa el país. Es por ello que exponemos lo siguiente:

  1. En los últimos meses, se ha develado la grave situación de corrupción que involucra a altos funcionarios públicos, así como a sectores políticos y empresariales. Esta realidad se ha agudizado debido a las acciones que, desde las más altas esferas del poder político y económico, se han realizado para encubrirla.
  2.  

    Las instituciones que conformamos Consigna Educación tenemos como principal objetivo formar hombres y mujeres para los demás, y esto lo logramos brindando una educación de calidad que busca promover en nuestros niños y jóvenes el desarrollo de valores personales, la capacidad de discernir y una preocupación permanente por el bien común.

  3.  

    Por ello, nos preocupan las lecciones públicas que algunas autoridades brindan a nuestra niñez y juventud. Nos llena de indignación ver cómo la verdad “se fabrica y administra” según las conveniencias del momento, y cómo se miente abiertamente ante una opinión pública de la cual forman parte también nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Esta no es la sociedad educadora que queremos construir para nuestros hijos; reclamamos una sociedad y un Estado que refuercen los valores que queremos inculcar en ellos.

  4.  

    Reconocemos el valor de las personas que han permitido develar la corrupción en la que estamos inmersos, y sabemos que hay también personas y funcionarios honestos en todos los poderes del Estado. Reconocemos los esfuerzos importantes que se vienen desplegando para luchar contra la corrupción. Vemos signos positivos en el surgimiento de nuevos liderazgos en distintos sectores y sabemos de espacios en los que se alientan la participación ciudadana y la colaboración honesta y sincera. Necesitamos reforzar todo ello y concebirnos como ciudadanos activos, sujetos de cambio, con deberes y derechos, orientados hacia el bien común. Necesitamos cambiar la cultura de la tolerancia frente a la corrupción, mediante el discernimiento de formas honestas de obrar y vivir.

  5.  

    En Consigna Educación nos avergüenza e indigna la situación presente. Pero también nos invita a abrirnos a un nuevo sentido de esperanza en nuestro país. Por ello, reiteramos públicamente nuestro compromiso de continuar trabajando, desde cada una de nuestras instituciones educativas, en la formación de ciudadanos con profunda orientación ética, y con valores cimentados en principios fundamentales de respeto por la diversidad, por la igualdad de género y por la inclusión social. Desde Consigna, hacemos un llamado a la ciudadanía a involucrarse responsablemente en la lucha contra la corrupción y en favor de una sociedad comprometida y educadora.

Lima, a 24 de Noviembre de 2018